Objetivo

Formar a los activistas de las organizaciones y las comunidades del pueblo afrocolombiano para que promuevan el auto-reconocimiento, la participación ciudadana y la movilización comunitaria en pro de la visibilidad estadística afrocolombiana en el próximo Censo Nacional de Población. El proceso de formación se realiza en Cali, Medellín y Cartagena.

PRESENTACIÓN

EL Movimiento Nacional CIMARRÓN, EL Centro de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad del Valle- CIDSE-, el Grupo de Investigación sobre Igualdad racial, diferencia cultural, conflictos ambientales, y racismos en las Américas negras -IDCARAN- de la Universidad Nacional y Observatorio de Discriminación Racial -ODR- de la Universidad de Los Andes, con el apoyo del DANE y la Fundación Ford, desde hace 3 años venimos promoviendo la campaña de auto-reconocimiento de la identidad cultural afrocolombiana en el próximo Censo Nacional de Población. “Uno de los requisitos fundamentales para el reconocimiento de los derechos de la población afrodescendiente de América Latina es su visibilidad estadística. Es necesario contar con información precisa y confiable a fin de poder diseñar, implementar y evaluar en forma adecuada las políticas públicas orientadas a este grupo de población”. (PNUD)

A través de los talleres el Movimiento CIMARRÓN promueve la formación de los activistas de las organizaciones y las comunidades del pueblo afrocolombiano para que impulsen el auto-reconocimiento, la sensibilización, la participación ciudadana y la movilización comunitaria en pro de la visibilidad estadística afrocolombiana en el Censo Nacional de Población.

Invisibilidad estadística, visibilidad legal

Las dinámicas demográficas de la población afrocolombiana tienen importantes vacíos de información estadística que permitirían conocer a fondo la trayectoria de estas poblaciones. El Censo de 1993 es el último realizado, anterior al Censo 2005, el cual presentó problemas en la captación de la población afrocolombiana (DANE, 2004). La manera como fue construida la pregunta y las dinámicas de autorreconocimiento en la población afrocolombiana fueron situaciones que incidieron en que este ejercicio no fuera representativo para la población afrocolombiana, con excepción de aquella residente en la región del Pacífico (Urrea, 2004).

Posterior al Censo de 1993, el DANE ha incluido la variable de pertenencia étnica en algunas encuestas y censos experimentales, lo cual ha servido para probar aspectos metodológicos de la pregunta, pero no para una cuantificación y caracterización debido a que las muestras no han sido diseñadas para ser representativas de esta población. También se han realizado algunos estudios independientes de cuantificación y caracterización socioeconómica de poblaciones afrocolombianas, es el caso de Bogotá, Cali y Medellín2. Los estudios socioeconómicos realizados por INCODER para la constitución de consejos comunitarios, se constituyen en una fuente privilegiada para conocer aspectos sociodemográficos de las comunidades negras del Pacífico. Pero, más allá de estos esfuerzos aislados y localizados, existe una invisibilidad estadística de la población afrocolombiana que se remonta a la larga duración de sus dinámicas demográficas y se extiende hasta la actualidad, tal y como lo sugiere la falta de una cuantificación real y la consecuente ausencia de indicadores socioeconómicos y sociodemográficos confiables.

Estos vacíos de información estadística y las dinámicas sociodemográficas que durante la segunda mitad del siglo XX han incidido en la población afrocolombiana, llevan a fortalecer los sistemas de información estadística con que cuenta el país. Una cuantificación y caracterización certera de esta población se convierte en una necesidad para la toma efectiva de decisiones de políticas públicas, particularmente en el contexto actual en el que es población objeto de políticas diferenciadas en su calidad de grupo étnico, reconocido por la Constitución colombiana de 1991.

Este reconocimiento ha devenido en el desarrollo de legislación específica para la población afrocolombiana, como la Ley 70 de 1993 y su reglamentación. Esta Ley se enfoca en la titulación de territorios colectivos para las comunidades negras en las zonas rurales de la cuenca pacífica, bajo la figura de los Consejos Comunitarios. Se establecen también espacios de participación y decisión dentro de la institucionalidad colombiana exclusivos para la población afrocolombiana.

A partir del reconocimiento constitucional y el desarrollo de la legislación respectiva, el movimiento social afrocolombiano se ha visto fortalecido, por lo que algunas de sus tendencias convergen en los límites de un discurso de carácter étnico-territorial, el cual se inscribe en los lineamientos conceptuales de la Ley 70 y demás legislación, haciendo de las nociones étnicas y territoriales el espacio en el que se enmarcan las relaciones población-movimiento social-Estado colombiano (Estupiñan, 2004). El discurso étnico reivindicado desde el Estado y los movimientos sociales se inscribe en el proceso censal por cuanto la configuración de referentes identitarios que se expresan en categorías específicas de adscripción a una comunidad limitada, es el elemento constitutivo en la captación de población diferenciada.

Haga click aquí: Conozca el plegable de nuestros talleres