Lecturas para la etnoeducación y los estudios afrocolombianos

777

La escuela ha de ser aquel tiempo y aquel espacio compartidos – sin discriminaciones ni exclusiones de ningún tipo – donde se puedan ensayar formas de convivencia socialmente útiles y necesarias. Debe convertirse en una especie de laboratorio donde las personas interactúen con el propósito de implicarse en actividades concretas de aprendizaje. La escuela tiene que ser el lugar donde las personas puedan atreverse sin angustiarse. Y tú, futuro maestro o maestra, tendrás un grado muy elevado de responsabilidad a la hora de crear un ambiente donde esto sea posible.

Hay quien piensa que la escuela solo instruye, que no educa. “Yo enseño matemáticas y basta”, dicen algunos sin que caiga ningún rayo del cielo ante tamaña barbaridad. Nosotros estamos en las antípodas de esta concepción. Pensamos que la escuela ha de educar, porque es una institución que no puede dejar de lado el componente de valores en el que se sumerge cualquier proceso instructivo, proceso que se da siempre en un marco referencial de carácter ético.

Descargar documento en PDF