En Colombia el Censo Nacional de Población se debe realizar cada 10 años, el último Censo se realizó en el 2005, e incumpliendo la Ley, apenas se realizará en el 2018. El Censo Nacional es una radiografía que contiene las estadísticas sobre la población y la realidad del país. Los datos y estudios que surgen de él son vitales para la planeación, la toma de decisiones por los políticos, gobiernos, empresarios, y para la formulación y evaluación de las políticas públicas de acuerdo a los planes de desarrollo y  la distribución del presupuesto,  según el número de la población de cada municipio y departamento. En el Censo 2005 no se contó correctamente a la población afrocolombiana, se hizo una muestra censal que la invisibilizó en la mayoría de los municipios y ciudades del país. En esto radica  la enorme importancia de hacernos contar bien en el Censo 2018.

La Consulta Previa del proceso censal afrocolombiano no fue  realizada aplicando el artículo 6 del Convenio 169 de la OIT. A la fecha, las comunidades no tienen idea  sobre el operativo censal de 2018, no se ha hecho pedagogía sobre qué va a ser y qué va a pasar en el proceso censal.  Se hicieron unas reuniones o asambleas con todo tipo de personas para justificar un contrato de $ 10.000 millones de pesos, sin la  convocatoria y la participación de “las  organizaciones/instituciones genuinamente representativas, habilitadas para tomar decisiones o hablar a nombre de las comunidades interesadas”. Los  miembros de la Comisión VII del Espacio Nacional Afrocolombiano de Consulta Previa, contratados como coordinadores de  dichas reuniones, no tuvieron la mínima intención y disposición de garantizar que las comunidades, organizaciones y entidades interesadas en debatir la pregunta correcta y el operativo censal, con base en los derechos e intereses colectivos afrocolombianos.

El 12 de septiembre del año en curso, el director del DANE, Mauricio Perfetti, afirmó que en el primer semestre del 2018 se realizará el censo, en enero-febrero, la fase virtual y  entre uno y  tres meses siguientes la fase puerta a puerta, y explicó: “Va a haber censo de población y vivienda en el año 2018.Hay que demandar el amparo constitucional y echar atrás la farsa de consulta previa  negociada entre el Espacio Nacional y el DANE con la anuencia del Ministerio del Interior.

Para las comunidades y las familias afrocolombianas hacernos  contar bien, hasta la última persona de la ruralidad y la marginalidad urbana,  es un compromiso colectivo de vida, de supervivencia colectiva  de nuestra identidad  cultural, de lucha contra la pobreza, la marginalización, la discriminación, el atraso educativo, el abandono y la desatención de los gobiernos  y de los gremios empresariales. Es un compromiso  de lucha por el reconocimiento, respeto y aplicación de nuestros derechos en las políticas públicas, comenzando con el plan de desarrollo nacional y el plan de inversiones plurianuales. En el 2018 no podemos permitir que vuelva a ocurrir la desaparición o masacre estadística de la población afrocolombiana del censo del 2005.

Todo está planeado en el DANE con la complicidad del Espacio Nacional Afrocolombiano y del Ministerio del Interior para provocar la minorización estadística de la población afrocolombiana en el Censo 2018. Saben perfectamente que la pregunta étnica no es adecuada, que las familias no tienen acceso normal y manejo de  internet y que es muy grande la dispersión y el difícil acceso en la mayoría de los territorios colectivos selváticos y rurales.

Los alcaldes, los concejales, los inspectores de policía, los educadores, los líderes comunales, los sacerdotes, los pastores, los directivos de los consejos comunitarios, asociaciones campesinas  y las organizaciones sociales, los médicos, las  enfermeras, los padres de familia, todas y todos, debemos unirnos en torno al gran objetivo de hacer contar bien a todas las personas y familias afrodescendientes, tengamos presente que tenemos muchos colores de piel, todos  descendientes de los ancestros africanos, todos afrocolombianos. Todas y todos debemos asumirnos como promotores, muy activos, de la movilización  de todas las personas y familias afrodescendientes  promoviendo y exigiendo  hacerse  contar bien en el Censo 2018.

Las personas afrodescendientes, con todos nuestros colores de piel, no vamos a permitir que se nos invisibilice, que se cometa un etnocidio estadístico. En el 2018 vamos a demostrar que de cada 100 colombianos, 40 somos afrodescendientes, afrocolombianos.

 

¡HAGAMONOS CONTAR BIEN, PARA QUE PODAMOS CONTAR EN LOS  PLANES  DE DESARROLLO NACIONAL Y TERRITORIALES, EN LOS PRESUPUESTOS PLURIANUALES  Y EN LAS POLITICAS PUBLICAS DIFERENCIADAS EN CLAVE DE DERECHOS AFROCOLOMBIANOS!